BOSQUES DE EL SALVADOR

PARQUE NACIONAL MONTE CRISTO

El Parque Nacional Montecristo es una de las principales áreas protegidas del país, debido a la flora y la fauna que se encuentran en el lugar.

Montecristo es el único bosque nebuloso de El Salvador. Su exquisito clima, su abundante vegetación y su variada fauna lo convierten en el sitio ideal para descansar.
El lugar tiene 2,000 acres de extensión, está ubicado en Santa Ana, entre las fronteras de Guatemala, Honduras y El Salvador. En él se encuentra el punto El Trifinio, donde se unen los tres países.

El Pital

El punto más alto de todo el territorio salvadoreño es “el bosque nebuloso de El Pital”. Ubicado a 93 kilómetros de la capital, en el municipio de San Ignacio, sus 2,730 metros sobre el nivel del mar lo convierten en un reto por llegar para todo amante de la naturaleza en nuestro país.

El turismo constituye uno de los mayores recursos para el desarrollo económico de El Salvador. A los excelentes atractivos naturales que posee el país, con playas paradisíacas, un clima tropical benigno y paisajes exuberantes, se une un importante patrimonio arqueológico y ecológico, con vestigios coloniales y precolombinos, además de reservas nacionales.

Sin embargo, en las últimas décadas, la biodiversidad y el equilibrio ecológico del país han sufrido el duro impacto del urbanismo, la contaminación y la polución; la creciente concentración de la población en las áreas urbanas ha llevado a un mayor aglutinamiento de la población en las regiones Sur y Sudoccidental del país (especialmente en el área metropolitana de San Salvador). Estas zonas constituyen un ecosistema frágil, ya que en ellas se canalizan y se alimentan los acuíferos del corredor sur del país, limitando la capacidad de abastecimiento de agua a partir de las fuentes subterráneas.

Parque Nacional El Imposible, bosque seco tropical

Volumen del turismo

En 1994, los 181 mil turistas dejaron al país 28,8 millones de dólares. Tres años después se creó un ente rector especializado, denominado Corporación Salvadoreña de Turismo (Corsatur), ese año ingresaron 387 mil visitantes y 74.7 millones de dólares.

Desde ese momento el turismo ha registrado un crecimiento significativo con respecto a los años anteriores. En 2004, la actividad inyectó $424.7 millones a la economía. Se creó además el Ministerio de Turismo para dirigir la política de desarrollo del sector. Para favorecer el impulso de esta actividad, durante 2005 se ha elaboró la Ley de Turismo, que ofrece incentivos fiscales a las nuevas inversiones en el ramo.

En 2008, visitaron el país 1.8 millones de turistas, quienes dejaron a la economía alrededor de $720 millones, según cifras del Ministerio de Turismo.

El crecimiento no ha estado basado en la atracción del turismo vacacional, sino más bien en el de negocios y de salvadoreños residentes en Estados Unidos que regresan a su país.

A pesar de los avances, en Centroamérica el país es uno de los que marcha a la cabeza de otros destinos consolidados, como Costa Rica y Guatemala.

La falta de promoción en el exterior y de infraestructura adecuada para acoger al turismo internacional son algunos de los problemas más citados. Los puntos a favor son la mejora sustancial de la infraestructura de carreteras, la remodelación del Aeropuerto Internacional de El Salvador, en Comalapa.

[editar] Monumentos Históricos

[editar] Palacio Nacional

Artículo principal: Palacio Nacional de El Salvador

En tiempos del gobierno del capitán general Gerardo Barrios surgió la idea de un Palacio Nacional, cuya construcción se realizó de 1866 a 1870, a cargo de don Idelfonso Marín y de José Dolores Melara; sin embargo, el 19 de noviembre de 1889 un incendio lo redujo a escombros.

El Palacio actual fue diseñado por el ingeniero José Emilio Alcaine y construido de 1905 a 1911 bajo la dirección de don José María Peralta Lagos; como maestro de obra fungió don Pascasio González y los materiales de construcción fueron importados de Alemania, Bélgica, Italia y otros países.

El 13 de diciembre de 1974, por decreto legislativo 165, se declaró monumento nacional el Salón Azul y los salones adyacentes y el 10 de julio de 1980, la Junta Revolucionaria del Gobierno, mediante el decreto N° 116, declara al Palacio Nacional como “Monumento Nacional”. Éste tiene cuatro salones principales en los colores rojo, azul, amarillo, rosado, y 101 salones secundarios.

[editar] Los Monumentos de Cristóbal Colón y La Reina Isabel la Católica

Ambos monumentos están ubicados a lados de la entrada del portón principal del Palacio Nacional, sobre la Avenida Cuscatlán. Fueron develadas el 12 de octubre de 1924 al celebrarse el 432º aniversario del descubrimiento de América. Ambos monumentos fueron donados al pueblo salvadoreño por El Rey de España, Alfonso XIII y entregados oficialmente al Gobierno de El Salvador, durante la administración del presidente Dr. Alfonso Quiñónez Molina.

[editar] Casa de las Academias

Artículo principal: Casa Dueñas

La antigua Casa Dueñas, propiedad de la familia Dueñas, estuvo desocupada durante años. Después, entre 1930 y 1933, fue arrendada por la Legación de la República Mexicana (en esa época no eran Embajadas). De 1935 a 1957 la Legación de los Estados Unidos alquiló la casa para residencia de los ministros plenipotenciarios. Y vivieron allí seis representantes diplomáticos norteamericanos, con huéspedes ocasionales como los ex presidentes Richard Nixon y Lindón B. Jonson, así como el senador Robert Kennedy y los artistas de cine Clark Gable y Tony Curtis.

[editar] Playas

El Salvador también brinda una oferta de sol y playa. Una de las más visitadas por los turistas son las de La Libertad, en la zona central del país. Hay playas muy visitadas y también una gran variedad de Hoteles y Restaurantes.

Las playas como El Tunco o El Sunzal son ideales para practicar el Surf. Muchos europeos y estadounidenses han quedado fascinados por las olas salvadoreñas, catalogadas entre las mejores del mundo para surfear.

En las playas salvadoreñas también se puede pescar, hacer surf, o simplemente tomar el sol. Toda la costa del país posee hermosas playas, desde Ahuachapan hasta La Unión. Cada una es especial, por su gente, sus aguas y la belleza de sus atardeceres.

La oferta de hoteles se encuentra aún en desarrollo, pero durante 2005 se han dado varias inversiones en el ramo de resorts de playa. Casa de Mar, en El Sunzal; Pacific Sunrise, en La Libertad; Las Hojas, en la playa Las Hojas; Club Joya del Pacífico, en la Costa del Sol ya están en operaciones.

La cadena hotelera internacional Royal Decameron inauguro un moderno y gigantesco preyecto de hotel en la Playa Salinitas, el cual opera con el concepto de Todo incluido. Asimismo, inversionistas locales están planeando desarrollar más la Costa del Sol y la Bahía de Jiquilisco. Este último sitio, ubicado en Usulután, es uno de los atractivos más paradisíacos en el país por su diversidad natural.

[editar] Aspectos ecológicos

Sin embargo, en las últimas décadas, la biodiversidad y el equilibrio ecológico del país han sufrido el duro impacto del urbanismo, la contaminación y la polución; la creciente concentración de la población en las áreas urbanas ha llevado a un mayor aglutinamiento de la población en las regiones Sur y Sudoccidental del país (especialmente en el Área metropolitana de San Salvador). Estas zonas constituyen un ecosistema frágil, ya que en ellas se canalizan y se alimentan los acuíferos del corredor sur del país, limitando la capacidad de abastecimiento de agua a partir de las fuentes subterráneas.

Las causas principales de la contaminación y polución ambiental en El Salvador son fundamentalmente el transporte, la industria, la quema de campos y la incineración de residuos sólidos (aproximadamente la mitad de la basura generada en el área metropolitana de San Salvador no se recicla). A esto hay que añadir que la gran mayoría de los hogares utiliza leña para cocinar.

Con todo, El Salvador todavía cuenta con un gran número de especies animales y vegetales respecto a otros países de su entorno. Sin embargo, el país no puede relajarse en la tarea de recuperación y conservación de las últimas áreas naturales, y proyectar crear, en cooperación con los países de la región, un corredor biológico que permita mantener poblaciones estables de las especies en peligro de extinción.

El Imposible es uno de los últimos bosques secos tropicales de El Salvador, donde podemos ver más de 250 especies de aves (migratorias y endémicas), mamíferos e insectos, además de la vegetación propia del lugar.

Este es un bosque seco tropical, en dónde se pueden hacer caminatas, acampar, bañarse en ríos, observar aves, cuenta con un hostal muy nuevo ubicado a un kilómetro del parque.

El Parque Nacional El Imposible es una reliquia boscosa y es el último refugio de muchas especies de animales y plantas que están amenazadas o en peligro de extinción en El Salvador.

Creado en marzo de 1989, el Parque Nacional El Imposible es reconocido local e internacionalmente por su gran riqueza biológica y cultural así como por su importancia económica para las comunidades vecinas y su relación con otras áreas naturales.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s